19 mar. 2009

Fan de Dios

Sonríe ante la iluminación del cerdo.

No traté de evitarlo y me caí en la confusa ola de palabras corridas. Desmayada en la última parte de la noche, sin pensar me hundí otra vez en esto. La cabeza se libera de a ratos. Esconde y dice.

Juega a no parecerSe.

Aunque no sea lo que entiendo, soy yo; después de irme y volver, soy de mí todo lo que puedo. Quizás más.

Otra vez lo estás haciendo.

Me avisa. Me cuenta que había más, que me lo estaba dejando olvidado. Me recuerda a mí. Mentiras que siempre confiesan una verdad y verdades que se llenan de mentiras. Me volqué por demás en enredados.

Debería adorar al Sol. Agotar de un soplido el nido de jabón y dibujar una sonrisa en mi techo.