22 dic. 2008

Filosofía Laboral

Capitulo I: En busca de las diferencias.


Yo tardé bastante en saber que con el tiempo se aprende de los errores ajenos, y se repiten los propios. ¿Por qué, debería ser al revés?

No toleré ni un cuarto de día, ni medio renglón más. Estabas empezando a equivocarte y tenía que tomarlo. Todos sabemos de vos. Todo.

De tu miedo. Conocemos las frases y esa sonrisa industrial no me puede contradecir. Somos es Poder. Significa más que “yo tengo la razón”.

Testigos de algo que nadie puede comprobar. Ni con la palabra ni con el sentido. No lo tiene. Es creer. Subjetivo es igual a ser distinto.

Tiene apuro. ¿Cuándo podía estar lista? ¿Ahora? ¿Ya? ¿Hace dos minutos atrás? ¿Ayer? Nunca iba a estar lista. Su mente: negro y blanco.

Suspiraba ira por saber que ella lo sabía y con eso lograba su locura. Ella iba a demorar. Prefería el bien al mal y no entendía la diferencia.

Pateó los cables

En altas horas de la noche, toma decisiones equivocadas. Se levanta de la cama. Prende cosas; luces. Abre el fuego y la cabeza gira o intentan frenar, no se sabe.

Latidos que había escuchado varias veces antes y no supo que venían de ahí. Latidos. Pulsaciones que corren por los ojos. Que van y vuelven; el mismo recorrido.

Parir con las ideas seria algo como enchufar durante horas mucha tensión. Usar el tiempo en conectar todo, prender la térmica y hacer volar todo por los aires.

Sería como patear los cables, en medio de la noche. Correr el riesgo de que no puedas volver al lugar. La energía se liberó; es imposible ser irreversibles a nosotros.

20 dic. 2008

Verano: Un día de sol

Ana no conoce la diferencia entre azul y rojo.
Cree que el negro es igual que el blanco
ella mezcla todo pero se da cuenta que así
los colores se hacen menos brillantes.

A Ana no le gustan los grises porque no los ve.
“El gris no es un color”, dice.

Ana se despertó amarilla.
Le sonríe a la música y abre a ella la intensidad.
Se hace luz y agua.

Ana prueba lágrimas del río que le espera.
Sale afuera y mira adentro. Mira, toca...
Ana se sintió enorme y chiquita, en un solo instante.

El calor de diciembre, llegó a tiempo.
Ana se encontró con Ana.

17 nov. 2008

Ley Divina (no aplica)

Dios me va a castigar. Me va a castigar, lo sé. Lo sé y lo repito a ver si así me conmuevo y soy un poco menos mala o un poco más persona o un poco de algo.

La diferencia entre sentirse mal y la culpa en sí, radica en qué la culpa, se concentra en un solo lugar: la cabeza. Un recipiente de ideas que no para de mandar mensajes contradictorios. Y otra diferencia, fundamental: el dolor de la culpa, no se va nunca. Para que ni lo intenten, les digo que no se pasa tomando pastillas, ni haciendo ejercicios raros, ni siquiera hablando del tema. Cuando uno sabe que hizo algo malo simplemente se entrega al sufrimiento crónico que bien puede estar latente o manifiesto dependiendo de la intensidad y frecuencia en que se evoca el hecho.

Respecto del pecado, cabe aclarar que por más perdón que pidamos; o mejor dicho, por más que pasemos horas pensando en lo mal que me porté y prometiendo no volver a hacerlo, hay que tener presente que, “ninguna persona es capaz de perdonar a otra”. Es más, si lo hace, lo probable es que se sienta mejor ella, pero el que supuestamente es perdonado, o sea, el que hizo la putada...en fin. Ese queda jodido for ever.

Y eso de que te perdone un amigo, que te dice “está todo bien, no es para tanto" etc, etc. Eso ni cuenta. Todos sabemos que los amigos hacen cualquier cosa para seguir siendo amigos y por otra parte, está la dura realidad de que en el fondo, bien en el fondo de la cuestión, el amigo que escucha tu miseria siempre se va a sentir mejor por el solo hecho de saber que él nunca hubiese actuado así. Y sin darse cuenta, a partir de ese momento empieza a actuar mejor, mucho mejor que antes, para poder dejar clara la línea que los divide. Él es bueno, vos, bueno...ya sabés.

A medida que uno cuenta las cosas, que exterioriza la angustia suele sentirse más liviano. Falso. Cuando se trata de algo denso, lastimoso, impulsivo, enroscado y todo lo que puede devenir en sentimiento de culpa; ninguna palabra dicha por uno, ni por el otro te va a hacer sentir bien. Eso, sencillamente, no pasa. A lo sumo, te queda – si tenés suerte – la sensación de que con tu “desliz” te acercas un poco a otro tipo tan malo con vos y el hecho de no ser el único te hace sentir menos mal. O sea, crees por un momento que porque el otro hizo lo mismo que vos, mil veces, entonces estás salvado. No. Eso se llama negación, y desde ya te digo, no conduce a Sentirte Bien. Ni en pedo.

En conclusión, si están empezando a decaer, de a poquito, a medida que leen, si dieron inicio a la recordación de ese suceso que tan mal los hizo sentir y van logrando darle un refresh a la memoria, sepan una sola cosa: Dios, los va a castigar. Es más, seguro que los va a castigar. Tengan en cuenta que, Dios, está dando vueltas por ahí, esperando que te olvides de lo que hiciste y empieces a ser feliz, para darte su regalito. El regalito de Dios que bien puede ser "castigo" o "redención". Tú eliges...ah, no. En este caso ya no, pero es para pensar...

No quiero acercarlos a un estado paranoico tampoco, pero es importante estar alertas. Cuando menos se den cuenta ya van a estar siendo castigados. Lo digo porque hoy mismo se me cagó la tele, mañana puede ser un riñón, no sé. Solo digo que cuando menos se lo esperan, eso que pensabas “muere acá”, “no pasa nada”, “ya fue”; está ahí, otra vez entre nosotros. ¿Me explico?

13 oct. 2008

La hierba de Spikenard

Un yuyo que sabe amargo y después de un rato me da escalofríos. Lo sigo consumiendo? No queda otra. Todos se apegan a hierbas y bombillas, que de una u otra manera terminan por convertirse en portadoras de enfermedades o simples adicciones.
Fue el caso del señor Spikenard, que salió demasiado temprano a investigar y se encontró con los indios que todavía no habían terminado de empacar sus petates. Ellos fueron amables pero el señor, como era muy mal aprendido, les sacó sus últimas migajas de pan, se las comió y después les pidió explicaciones de las hierbas que traían enmarañadas en el pelo. Nadie pensó que podían ser venenosas? No, como siempre, nadie piensa mal de las hierbas. Se prueban, se huelen una vez encendido el fuego y luego de varias horas podemos reconocernos capaces de juzgar las intenciones de ella. En general, y esto lo digo con conocimiento de causa, la hierba sea cual sea, se la prejuzga, pero nunca o mejor dicho en casi ningún caso, ni las yerbas ni las hierbas son maldecidas luego de su ingesta o inhalación.
Hoy, las hierbas más inaceptablemente alucinógenas, denominadas Hierbas de Spikenard, son de altísima cotización y su consumo queda bajo la exclusiva responsabilidad de Dios.

12 oct. 2008

Cuentos de Glugluglú

Cuentos de Glugluglú ofrece una seguidilla de historias, inconclusas algunas, otras menos, pero con un estilo muy particular. Obras realmente muy breves, para el deleite de quienes ansían disfrutar de una lectura sin golpes bajos, sutil, con crudeza y mucha frescura a la vez. Editados en versiones totalmente reproducibles. Cuentos para ser contados en cualquier parte. De sobremesa, en el bondi, mientras esperas al oftalmólogo. Entre amigos o con la familia.

Advertencia: No hay moraleja. En serio, no insista.


Cuento 1. "Dígame Licenciado"


Había cierta vez en que los patrones se olvidaban de pagar los sueldos de sus empleados, se olvidaban de sus aniversarios y nunca sacaban la basura, ni al perro.
Conocí a uno, un tipo así, que se ocupó de ser jefe, y listo. Este buen hombre, que cargaba con el enorme peso de la responsabilidad en sus hombros, día tras día, supo hacerse de un buen enchapado en la puerta de su despacho que anunciaba: “Golpee en silencio y no espere ser atendido”. Pero la mañana del treinta y uno de julio, como quien no quiere la cosa, entró su secretaria – en realidad era su hija menor – y sin que se le caiga un solo gesto de respeto, le dijo:
- A qué hora te vas? Me llevo el auto, eh.
El jefe no supo qué decir. Sobre todo porque delante de su amplio escritorio tenía sentado a uno de sus más importantes anunciantes, y para esas horas era fundamental ser educado y más que nada, obsecuente. El dinero iba y venía pero últimamente tardaba en venir más de la cuenta y las preocupaciones aumentaron junto con las deudas. La noche ya se hacía vicio en la casa porque de bares no se podía andar y las nenas del jefe cambiaron sus largas sesiones de belleza por horas extras que de alguna manera se cobraban. Él no solía pagar demasiado nunca pero después de reducir el personal se encontró con que nadie era capaz de llevar el debe y el haber como corresponde. Bueno, ellas tampoco eran muy capaces pero al menos no iban a ser despedidas.
El asunto cerraba así: una empresa venida a menos, una familia disfuncional y la casa del country que desapareció con el último embargo. Qué solución le brindaría la vida a aquellos seres; que quizá más, quizá menos, seguían siendo humanos. La respuesta estaba en otro lado, pero nunca lo descubrieron.
Resulta ser que el patrón nunca entendió que los empleados eran quienes aumentaban sus posibilidades de ganancia gracias a las tareas y el desempeño que bien pendían de un hilo debido a los esporádicos y diminutos sueldos que él estaba dispuesto a ofrecerles. Por lo tanto, su empresa terminó por quebrar como tantas otras. El mismo jefe de familia no sintió la misma responsabilidad en su casa y es probable que se debiera al pequeño asiento que ocupaba en la mesa. La familia se disgregó, tomó opciones diferentes, incluso su mujer. El camino que quedaba entre las puertas de su casa y su despacho desvencijado, se hacía cada vez más corto.
Finalmente - y vamos redondeando - pasó lo que en todas las familias. El tipo se deprime, se pasa de pastillas, se entera la familia del otro lado del mundo y lo tratan de ayudar pero es vano porque él, cansado de dormir en el depto prestado de su único amigo, se tira desde la terraza del edificio y consigue acabar con su miserable y endeudada vida.

Endorfínico y Dramático


Circundando la felicidad con un entusiasmo que me hace hablar de espíritus. Me canto a mí, sonidos estridentes para no olvidarlos. En burbujas de aire que sólo yo estoy viendo porque están todas conmigo, pero no quiero compartirlas. Hoy no. Me hace esculpir el cielo como si fuese siempre de noche. Como si vibrar se podría explicar con las manos.
Conduce por otros lugares que nunca había pasado, o que me hacían mucha falta. Tanto bien junto, que junto todo y lo tiro, lo dejo volar. Ahora se desvanece para volver con otra fuerza, más suave pero igual de generosa. Quiere golpear tan, tan, tan, qué nada. Se sensibiliza y calla; para esperar que llegue y se vaya cuando quiera. No busca obligarse, ni a nadie. Sólo abraza la llama.

El uso de la Guayaba

Palpitaciones. Qué tema no? Bueno, dicen que muchas personas nerviosas sufren de esa condición. Y los condiciona, claro está. Lo importante es saber por quién se palpita uno y por qué se precipita. Es probable que no se entienda de entrada lo que digo, porque hace falta mucho...a ver, creo que haría bastante bien salir un poco, probar y hacer la experiencia. Me refiero a que si alguien se queda encerrado, no conoce a nadie, entonces no va a tener por qué palpitar, se entiende? Ehhh...por eso, digo, es importante saber por quién se deja palpitar uno. Se toma muy a ligera a veces esto, pero me parece justo destacar que en los últimos tiempos no se ven tantos corazones, como sí, y doy fe, se veía antes. La gente tiende al ensimismamiento, pero mal. Mal aprovechado... el otro día, justamente, me encontré con un ex compañero, colega, de la otra radio, esa tan conocida...y bueno, me decía que su mujer lo había cagado con alguien y que a él, ni le importaba ser cornudo, ni que se lo griten en la cara; lo único que quiero - me dice – es recagarla a trompadas, pero porque sí, se entiende? Él ya le tenia bronca, porque le hinchaba las pelotas todos los putos días, porque no sé...y claro, el tipo estaba...Ah, bueno, bueno. Sí, cortamos acá, no? editen esta ultima parte porque me parece que me...me fui un poco. No sé, fijate como queda, si da, así...coherente. Lucidez, eso me gustaría. Me gustaría que puedan sentir lucidez, sensibilidad social. Eso está bien, no?
De última me vengo mañana, repetimos todo. En serio, si te parece que quedó raro...

8 oct. 2008

Vicio Mudo

"Las oraciones cortas siempre acaban empañando los vidrios"
..........................................................

El chico cruza el muro y despierta a su reina batata
Ella, risueña, se ata el pelo con los dedos frescos
Acepta mirarlo a los ojos, trata de gustar de él
Se queda en las pestañas oscuras.

El chico desata sus manos rojas y fuertes.
Exprime las flores en su espalda, toma su pulso
Ella cae entre telas y más telas, tropieza
Se buscan con la nariz, con la boca, se prueban

Usan palabras que se adhieren al pelo
Construyen lenguas interminables

Qué importa respirar, prefiero tu corazón agitado.
Decían sin mover los labios.

Pensaban de tanto en tanto y cada vez más.
El chico dejo de cruzar aduciendo el peligro
Ella terminó por vaciarse de expresiones

La reina esperó triste su llegada, no sabía si volver a verlo. Él, en cambio, llegó agobiado por su esencia más primitiva. Colgó su brazo en las piedras y le saltó encima. Pero ella no pudo contenerse y le confesó, desde su ventana, que nada era capaz de hacer ya, que algo de ellos no era más, que se había evaporado.

"Te siento demasiado lejos ahora que todavía te tengo. No pensarás nada, lo sé, pero debo decirtelo: te quiero, y es extraño, no? digo, Es raro decirte que te quiero cuando nada de vos me deja hacerlo".
..................................
El dolor sólo podía cesar con la humedad del cuerpo.

Pensamiento Circular

Cuándo te empezaste a odiar? De verdad, cuándo? Todavía no entiendo por qué bajas la voz, lo único que quiero es ver brotar tu ira.

Ella piensa que es ella. Se habla y mira como si lo fuese, aún, a pesar de todo.
Él no le cree. Se enoja tanto que cae, se escucha a sí, gruñir en vano.

Dejaste de cerrar lo ojos para recibir un beso
Una mano se secó adentro del bolsillo
.....................................
Te pasé las dudas y volvieron. Así.


Me mareo, no quiero girar con tanta luz.
Tengo tu mirada en la cara, mía. Me mareo, más.
No, no te sentés ahora. Vamos a tener que rotar.
Cambiá de lugar, apuráte, antes de que me vuelvas nada.
..........................................
Si creyeras en algo no te lastimarías.

Abejas Siempre Pican

Me olvidé el corazón en alguien
Me estoy convirtiendo de a poco
Empiezo a hacer escarcha en mí
Listo. No me acuerdo de mi voz
...............................

Ojalá no me hubieras esperado
Ni el odio sabe usar mi nombre
Abriste para que me vea, así, débil
Eso querías? Te gusté fuerte y ahora?
Deberías decirme qué hago con esto
Está caliente y las manos no resisten
Será que no alcanza
Y no es que necesite tanto,
es que nada de lo tuyo es para mí.
.....................................

29 sept. 2008

Gente que No

Estas cosas se manejan así. Cada quien a lo suyo, y nada de venir con exclamaciones ridículas, ni planteos sobresalientes. Al pan, pan, carajo! las cosas se hicieron por algo, no? y después de todo, se perdía más en la guerra. Pero...mirá, yo soy de los que creen que al mal tiempo buena cara…ah, sí, yo me levanto tempranito, hago las cosas Bien. Mis pibe´, no. Ellos son de otra cultura, viste? De otra... cómo es, de otra generación. Pero yo me eduqué Bien, viste? Soy un tipo derecho, Bien derecho. Me acuerdo una vez, se la quisieron mover a mi hermana, unos amigos. Parece que andaban en pedo por ahí...se metieron por el garage. Mi viejo se quedaba cuidando viste? Que no entraran a chorear. Bue, y nada, se metieron estos pibe´por el garage. Hicieron tal quilombo que el viejo se apareció con el chumbo de mi abuelo, escopeta, eh? y casi le mete un tiro a uno. Uhhh, encima era más bueno ese pibe... Mirá, más bueno que ese pendejo, no hay. Y ahora ta´en cana, viste? Pero por tremendo que e´nomás, nada raro. Muy vago. Mirá, a ese lo conocemos todos de cuando era así, un borreguito, viste? El viejo un borracho y la madre más puta que las gallinas. Y él, nada. Buen pibe. Lo qué paso fue que metió quilombo en una pizzería, parece que taba escabiado hasta las bolas... eso es un problema, ves? El alcohol. Y bueno, la embarró. Estaba el dueño, lo quiso sacar a patadas, el pibe tenía abierta una causa y fue. Cuando te abren una causa, fuiste. Pero no te creas...acá te abren una causa por todo. Escuchá éssta: resulta ser que el pibe éste había llevado a comer a mi hermana, ahí, a la pizzería ésta, antes del quilombo este que te decía, no? y bueno, estaban morfando... venía todo tranqui y cae el hijo del dueño. Y vos podé creer que lo empieza a batatear al pibe?! Le empieza a calentar la cabeza con mi hermana, mal, se desubica, tira cualquiera, un par de veces, así en joda. Pero el flaco se quedaba ahí, en el molde, te da´cuenta? Pero no de cagón! Por respeto, entendé´? Para no hacer pasar por esa a mi hermana. ¡Buen piiibe! Ese se tendría que haberse casado con mi hermana... No el negro de mierda de mi cuñado! Pará, que te decía? Ah, bueno, la Yani se puso a llorar y entonces, nada, el pibe se calentó para la mierda, se levantó de la mesa y le puso una trompada que casi lo desmaya. Nariz rota y toda la movida. Y sí, taba hinchado las pelotas! Bien merecido, viste? El dueño de la pizzería se cansó de decirnos negros a todos nosotros, me entendé? Y él es el más negro de todos; se coje a las minitas que laburan para él, le compra merca a los pibitos del barrio por dos mangos y lo peor de todo: a los hijos los educó así, igual de hijos de puta que él. Porque sí! es un pelado hijo de re mil puta!

Sensación térmica

"Tú me estas dando mala vida” - escupió - Enseguida dio un portazo y salió corriendo mientras se agarraba la cara. Como si fuese ella la espantada.
Esa frase se voló con el viento – y la pollera, y lo que estaba en la soga ese día – El tifón secó las ramas y los ojos después de tanto llorar. Esa fue la última vez que la vio, la última que pensó en ella. Decidió olvidarla. Bebió licores extranjeros y a la extranjera, y a la local también. Olvidó su nombre. Caminó, compró sonrisas de chicas desesperadas. Con ojos resacados y el corazón sin sabor a nadie. Se hizo de nuevo – o así lo creyó - De la amargura y la locura, de la compasión por él, se hizo. Vertió el corazón en el lugar más caliente de esas horas y se dejó llevar.

JueGo DeMente / JugO de MenteS



Si lo que te gusta es gritar
Yo soy tu limoncito.

Rollaqrollaestaimparable esto. Me gusta cuando disfruto facil, y cuando todo me sale asi, sin pensarte hablo sin parar y te corro . y vos a mí, a veces. Dicen y callan a nosotros de tanta envidia q damos de eso q se quiere tener q es amor, no más. Te enchufo a mi y sin de pronto nada se baña de jugo. Toda la nariz explota de risa y los ojos cada vez mas cerrados de sonrisas y pensamientos descontrolados. A cuántos les diré lo mismo. A cuántos? Muchos. Pero quién entiende algo de lo q digo sin tener q preguntarme. A ver quien se anima a dar interferencia a la antena. Una vez menos q antes me puse a sentar y fumar en la brisa del cuarTO.- me escuchaste. Sí, yo también sueño con vos y nadie me cree todo lo que me pasa cuando en realidad despierta es igual. Conection. This is THE CONECTION. Me provoca. Me sigue provocando esas mismas ganas de fritar, o gritar.
Un limoncito q se llena de orgullo y debe seguir el curso de sus instintos. Lo sabía! Tú también eres para mí.

Burbujas Tinta China


El que nace y renace.
Que se hace y deshace con las manos.
En los dedos, húmedos y calientes.
Se chupa el cuerpo devorando el alma suya.
Aguanta.
Aparece intermitente de noche, de a ratos.
Fantasía.
Su objetivo es tan enorme que se tapa ella, con él.
Necesita más.
Pide.
Se equivoca.
Necesita tiempo.
Toma todo. Deja todo.
Se levanta sola y deja caerse a sí, entre otros.
Deja todo.
Ella se deja.
Se ahoga para respirar del todo.
Vacía para volver a llenar Se.
Limpia.
Impura.
Magias.
Abre la boca, agitada.
Una respiración que excita y da tanto miedo.
Y si despierta del todo?
Sería como un sueño.
Sería posible, si ella quisiera.
Despertar como otra, y creer que ella también puede.
Ser.