13 feb. 2009

Plantas carnívoras

Me da miedo leerte. Das miedo. El hambre y la furia que te come a vos primero.
Sabés qué bien me siento en este momento?
No sabes ni querrías enterarte.
Conocerías el amor si dejaras la gula. Le quitas el aliento con tus garras. A cualquiera.
Corregir no deja de quedarte ajeno y sabés, te podés imaginar cuán bien me siento?
Necesitaba todas estas sensaciones. Lo que vos ni otro siquiera mucho mejor podrían darme.
Lo vi y lo supe: era mío y yo ya pertenecía a otro lado. Me empecé a alejar de pronto. Arrebatos.
Soñé con la persona que siente liviano y suave. Esa que me saca sonrisas de verdad. Es él.
Es triste saber que no vas a enterarte. Que no querés enterarte cuán feliz soy.

2 feb. 2009

Desconexión persona-persona

Una desconexión de los circuitos del cerebro explica los viajes astrales. Pero esto es otra cosa, algo menos interesante.

Escena (trillada) de la vida: Yanina y Vanesa son amigas. Se encuentran en la línea telefónica y comparten un momento más de sus vidas. La vida de Yanina está llena de ilusiones. La vida de Vanesa se caracteriza por el vacío mismo.

La envidia es propia del mundo femenino.

- Me llamó!!! No lo puedo creer!!!
- ¿Quién?
- El chico ese, te acordás?
- No.
- El que me miró y después se dio vuelta y estaba con la minita esta…la tetona…
(BLABLABLA)
- Ah, seeee… ¿Y qué pasó?
- Nada, me dijo de vernos y..
(BLABLABLA)
- Bueno, bien che. Y decime, estás segura que dejó a la novia? que se yo, es rarísimo.
(ALGO LLAMADO "SILENCIO" SE PRODUCE EN LA CONVERSACIÓN)
-Sabés qué?! Si te parece “rarísimo” que me haya llamado entonces no tenemos más nada que hablar.

Relámpagos artificio

Te enroscaste en una madeja de lana color fucsia y ahora odias a las chicas que usan vincha. No será mucho?

La última vez que nos vimos me prometiste no volver a aparecer y ahora? Te arrepentiste? No me hables así porque me voy. Y lo hago. No me amenaces con viajarte solo y olvidar el perro porque igual no es mío y los peces son mejor compañía.

Hablemos de algo liviano. No inventes excusas que después te dejen en la puerta del horno otra vez. No estoy para salvarte de tus baches ni quiero que me tapes los ojos para el terror que nos rodea. El miedo dejo de ser un problema, sabés? No, no sabés de mí. Y mejor así.

"Podría ser…"

Locamente se acercó al mostrador y con cara de susto le pidió la birome que después uso para escribir su número. Se plantó en chica bien y escondió el moretón que le había quedado. No es para siempre o si? “Guardalo”, le pidió con ojos grises. Pero él se había dado cuenta que estaba loca loca y un poco le gustó. Pasaron horas y días y noches de calor y sidra hasta que se vieron otra vez. “Lamento molestarte por esta pavada, pero necesito conocerte”, le dijo con una voz abuenada. El sabía que ella sabía, y que después de esa vez no había atrás. Ella lo dijo todo, o casi todo. Se miraron entre risas, con olor a sol y río. Se vieron con los ojos cerrados y dejaron en un beso todo lo que querían ser.

Sonata B

Un violín se escapa y lo agarraste justo. Ahí está, lo ves?
Es por el frío. A veces se va, busca la temperatura adecuada. Suena en el mundo de otros para llamar la atención. Y lo logra…pero no lo escuchas siempre.
Sabés qué? Dejá. No es para vos.
Lo que siento no es para compartir, no me gusta partir en pedazos ni reducir a mínimos. El violín se atrapa con la boca abierta, mientras suena. Cuando es feliz.
Se alcanza a tiempo o se deja correr.
Dejá…

Yo y mi jardín

¿Si vivo en el cielo?

En mi jardín soy yo, con él.
Dos pastos frescos. Somos viento y nos vamos

¿A dónde?

No estamos acá. Flotamos…flotamos…
Lo que me gusta y que no. Lo que sabe y yo no. Amanecer despacio.

¿Probar?

Mirar ojos y bocas, comer de labios caramelo. Tu olor apretado al alma mía.
Conocidas y ajenas. Manos que se parecen a vos, ayer. Me recuerdan que sigo vibrando.

¿Para mí?

Que me arrebate. Que me siga llenando de risa y azúcar. Mañana y después de siempre.
Me salpica el claro de luz en mi panza hinchada de pan caliente. Me abre el apetito.

¿Soñar con su beso?

Se siente dormir en el mundo que somos juntos y me habla de noche aunque no despierte.
En mi jardín soy yo. Soy él. Somos el viento y el pasto fresco.