12 ene. 2009

Cómo hacer el amor en 24hs…y otros cuentos menos reales


¿Nos enamoramos?

Ah, sí. Ella se dedica a reírse y besar en público. Le gusta tanto que se queda de lejos, mirándolo. En eso se parecen. Él también la mira de reojo. Cuando se duerme ella. No, no…ella no se duerme tampoco, pero él cree que sí. No se conocen todavía. Pero antes de cumplirse un día, ya habían alcanzado el amor.

2 ene. 2009

Aventones a la nada

Iba tan rápido Que se le escapó un patín.
Su corazón, se le escapó.

Me lamiste por demás y ahora, qué voy a hacer con tu espejo?
No tuviste valor, ni siquiera la vergüenza te quedaba.
Si no me dejaras tan sola a veces...

Y Sangras por todo eso Que no te pertenece
Y las caricias me raspan la piel y...De qué fueron tantas caricias?
Ahora miras crecer las flores

Dormirías con todo Para no sentirlo pero ahí está, llamandoTé.
Aligeras el paso, la mente.
Te aliena el todo Te partes en pedazos

Tengo ganas de encontrarte Cuanto lejos estás de acá
Ando ganas Ando lejos....

Una pena que me envuelve. Que se va Y se extraña
Me gustan las cosas que te vuelven nada. Lo que te haga sentir tibio Que no te agrade, eso me gusta

Una pena sería verte Y no tenerte Otra vez
Mejor así
Como olas.

De noche, una sola versión

- Usted es la sensibilidad que falta y nunca dice: estoy aquí. Tal vez porque no soy un conejo blanco. (M)

- Hola señor. Soy una chica que no puede dormir y el miedo de las pesadillas me levantó de la cama. (Y)


Desde la almohada se sienten los chirridos en el placard. Ese placard no está en al habitación y los chirridos intentan esconderse. Más agudos, más agudos, más agudos, están acá. Eso es acá. La audición se centraliza, se hace profunda y deja temblar las manos para poner la sábana delante de sus ojos. No los abre, no quiere saber, pero está ahí. Sabe todo: ve y escucha. Encontró un montón de fantasmas, ¿la están esperando? No responde. Se convence de la pesadilla. El aire en los pies, el peso en la frazada. La verdad se sienta a la orilla de su cama.

No lo soporta. Despierta de un golpe y segundos después salta de la cama. Corre todo lo que puede, en su mente, pero tiene las piernas cansadas. Se acuesta y el esfuerzo es doble.

Despertáte.

...
A mi amigo mexicano, M. Un afortunado o un loco.
...